Javier Fernández Presidente del Principado de Asturias
Menu

Intervenciones

Acto de apertura del 12º Congreso de Comisiones Obreras de Asturias

Intervención del Presidente

Un congreso es un acontecimiento importante en la vida de las organizaciones. Deseo que el que hoy iniciáis se desarrolle bien, lo mejor posible. Comisiones Obreras se merece un buen congreso.

Diréis que me estreno con palabras de protocolo. Pues sí, cierto. Pero al asegurar que os deseo un buen congreso también hago un ejercicio de egoísmo.

Me explico. En cualquier sociedad democrática, los sindicatos ejercen una función relevante. En Asturias, la implantación sindical supera a la media, circunstancia que acrecienta ese valor. Voy más lejos: en nuestra comunidad los grandes sindicatos se han ganado la condición de interlocutores de primer orden. Esa cualidad os ha convertido en negociadores poderosos, pero sensatos. Hay un peso de responsabilidad que impregna vuestras decisiones, el propio de quienes conocen la trascendencia de sus actos.

Por eso, que Comisiones Obreras celebre un buen congreso es importante. Lo es, en primer lugar, para vosotros. También para el sindicalismo, para los derechos de los trabajadores, para la izquierda y, en definitiva, para Asturias.

Creo que mi egoísmo ha quedado explicado. No obstante, me queda al menos otro motivo más. Éste tiene nombre propio: se llama Antonio Pino Cancelo, vuestro secretario general. Ahora que dispondrá de más tiempo para perderse en la lectura y ponerse al día con los estrenos de cine, ahora que de verdad se va a convertir en un ciudadano liberado con todo el significado, quiero reconocer públicamente su disposición al diálogo y la búsqueda de soluciones, incluso desde planteamientos netamente discrepantes. Por ese talante y esa voluntad constructiva, gracias, Antonio.

Descargar