Javier Fernández Presidente del Principado de Asturias
Menu

Intervenciones

Acto de inauguración oficial de la sexagésima primera edición de la Feria Internacional de Muestras de Asturias

Intervención del Presidente

La exhumación de los restos de Dalí es una de las noticias extravagantes que sobresalen en la crónica del verano. Una demanda de paternidad, una pitonisa, un cuerpo embalsamado hace décadas, la personalidad del artista… Hay sobrados ingredientes para el morbo. Mientras removían la tumba del genio, pensé en una de sus obras: La persistencia de la memoria, tan famosa por sus relojes blandos. Y ese lienzo, a su vez, y ya verán cómo, me trajo a la Feria de Muestras.

Me hago cargo de que es un camino extraño, por los vericuetos de la imaginación. Intento explicar la asociación de ideas. ¿Qué persiste de la memoria de Asturias? Si hablamos de, pongamos, los últimos 40 años, ¿cuál es el sustrato de pensamiento sobre el que se ha desarrollado su evolución política, económica y social? Hablo de las ideas que han atravesado ese tiempo, que va desde las primeras elecciones democráticas hasta la actualidad. Me arriesgo a afirmar que al menos desde entonces resiste como telón de fondo una utopía regresiva según la cual esta comunidad no hace sino alejarse de una supuesta edad de oro. La mayoría de las utopías proyectan su ideal hacia el futuro, hacia un horizonte que está por llegar. Aunque es verdad que el porvenir está cada vez más lleno de antiutopías como la de Arthur C. Clarke y sus visionarias novelas de ordenadores insurgentes y descontrolados. Pero también las hay retrospectivas, que se edifican sobre la ensoñación de un pasado que no termina de pasar. Es bastante habitual en los nacionalistas tan intensamente dedicados a la introspección, tan perjudicados por la historia, tan atrincherados en un ayer del que solo se percibe o se inventa lo bueno. Pero puede que, al menos parcialmente, esa utopía retro se haya convertido en un arquetipo del subconsciente colectivo del Principado, dicho con perdón para Jung.

Pero dejemos el psicoanálisis para otros divanes y vamos con cuestiones más contrastables. Antes de que anduvieran a vueltas con los restos de Dali, .............

Descargar