Javier Fernández Presidente del Principado de Asturias
Menu

Intervenciones

Jornada de trabajo de los consejos sociales de las universidades españolas con el Consejo del Tribunal de Cuentas

Intervención del Presidente

Repito el honor que me concedieron el año pasado, cuando también tuve el privilegio de inaugurar un encuentro entre los consejos sociales de las universidades y el Tribunal de Cuentas. De nuevo, quiero que mis primeras palabras sean de bienvenida y de agradecimiento.


Algunos de ustedes me escucharon hace pocas semanas, cuando celebraron unas jornadas sobre la responsabilidad económico contable de los órganos colegiados y, en especial, de los consejos sociales de las universidades. Les pido disculpas de antemano porque será casi inevitable que algunas de mis reflexiones les lleven a caminos trillados, a palabras frecuentadas y juicios socorridos en este tipo de actos.


Precisamente para aliviar esa cacofonía discursiva me arriesgaré a salirme un tanto del carril, aunque apenas sean unos minutos. Estarán ustedes al tanto del resurgir de las opiniones críticas con la democracia. Matizo: con las decisiones de la democracia que tiene como rasgo característico la celebración periódica de elecciones con sufragio universal. Si nos ponemos exquisitos, el reproche no es nuevo. Por ir al ejemplo más clásico, Platón ya alertaba de que el gobierno de la nave –del Estado- debería corresponder al mejor piloto, y no a quienes más disputasen el control del barco. Sin cambiar de autor, también advertía que los sofistas estaban para satisfacer al pueblo: su pericia y su éxito se basaban en decir a la gente lo que quería escuchar, con independencia de la bondad del juicio o de cuáles fuesen las consecuencias. A propósito, una práctica que sigue dando buenos resultados.

Descargar